Zapatistas welcome Marichuy as she travels throughout Chiapas, Mexico

Video of welcome to the Zapatista Caracol of La Garucha (marching band, chants, and large crowds) https://drive.google.com/file/d/0B4CoX4tmMjyyZTdpY2NLaEk0ZjQ/view

The Indigenous Governing Council and its spokewoman Marichuy Patricio González are hosted by the Zapatista rebels at the Zapatista stronghold of Guadalupe Tepeyac in the southern state of Chiapas, October 14, 2017. Marichuy Patricio is the candidate for Presidency of Mexico and supported by the National Indigenous Congress (CNI). Photo by Heriberto Rodriguez

The Indigenous Governing Council and its spokes woman Marichuy are hosted by the Zapatista in the community of Guadalupe Tepeyac in the southern state of Chiapas, October 14, 2017.

This week (Oct. 14 to Oct. 19, 2017), Zapatista Maya communities throughout Chiapas have closed their schools while opening their doors and their hearts to a small indigenous woman from the central part of Mexico.  Her name is María de Jesús Patricio Martínez ~ her nickname is Marichuy.  Her first language is Nahuatl and she has spent her life providing herbal medicines and natural health care to her own indigenous communities.  Now Marichuy is spokeswoman for the Indigenous Governing Council (CIG).  Every Zapatista student and every Zapatista teacher and every Zapatista autonomous government are participating in this massive greeting.  Therefore, Schools for Chiapas / Escuelas para Chiapas is using this blog space to share photos, English language translations, as well as the original audio recording, videos, and official transcripts of these historic meetings. More coming soon!

(Many photos and Spanish originals are also available here: https://actividadesdelcigysuvocera.blogspot.mx/


Here are the recorded words of Marichuy in Oventic (English translation coming soon.)

 

guadalupe-tepeyac-zapatista-women


Marichuy’s Speech in Guadalupe Tepeyac

Oct. 14, 2017

Good afternoon brothers and sisters bases of support, brothers and sisters of the National Indigenous Congress, brother and sister council members, and invited brother and sisters, as well as the free and the paid press.

Indigenous brothers and sisters, the hour of the people has arrived. It is the moment for us to turn and look to our communities, to turn and look to our brothers and sisters. Whatever we’re suffering, they’re suffering too. Even if they are a different color than we are, even if they think differently than we do, we have to unite this pain that we have, this rage caused by all that has been done to us for years, to our ancestors, to our brothers and sisters, all that the capitalist system is doing to destroy our communities, to rob them, to dispossess them of all that our ancestors spent years fighting for.

Now is the moment to join these efforts and struggle together against this system. If we don’t unite these efforts, we’re going to keep suffering the same thing for years, and maybe worse. That’s why we indigenous peoples who have come together in the National Indigenous Congress said that it was important to walk together and take this step, in order to topple this gigantic monster that’s destroying us, destroying our lands, destroying our territories, our language, our way of organizing in our communities. Now is the time, brothers and sisters, to speak up, to come together, to come to an agreement about what we’re going to do so that our communities don’t continue to be destroyed. Now is the moment to make the effort and turn to face the brothers and sisters who are beside us and think together about how we’re going to organize to tear down this capitalist system, which isn’t only destroying our peoples; it’s going to destroy everything.

That’s why we say the hour of the people has arrived, because we have been here since this country began. As long as the earth has been here, we have been here. And others have arrived with bad intentions, seeing indigenous peoples and thinking only of how they can extract wealth, how they can take advantage of the riches that we have in our communities. That’s why we must forget those who have divided us and have made us fight among ourselves. We have to unite among indigenous brothers and sisters, we have to unite with the people of civil society who live in the cities and who are also suffering and also have been struggling for years.

We have to think together about how we’re going to keep our communities alive. We who think there is a common enemy out there must unite. We must unite among those of us who can see that it’s that enemy out there making us fight within our communities, that it’s that enemy making us think that the person next to us is the one who’s destroying us. But it’s not true. That enemy is above! And it is that capitalist system that only wants to destroy us in order keep all the riches from our lands.

And we’re not going to allow it. That’s why we say the time of the people has come. It’s time for the people to raise their voices, for them to organize, and we’re going to struggle not only for indigenous peoples, we’re going to struggle for the whole world. And how are we going to do it? By uniting, speaking up, raising consciousness. And we’re going to be walking together. And we’re going to be fighting for everyone, for all Mexicans and for the whole world. That’s why we say it’s the time of the people, it’s the moment to come together brothers and sisters, it’s the time to realize that if we don’t take this step that we in the National Indigenous Congress see as so important, later we may end up asking, why didn’t I pay attention?

We need to walk together, and together be able to defend our communities, be able to defend those who live in our communities, the wealth that we see around our communities. It’s up to us to defend them, brothers and sisters, and only united can we accomplish this.

And right now women have to take an important step in this organizing process. If we women give it our all alongside our men, we are going to be able to topple this capitalist system that is destroying us.

Thank you, brothers and sisters.

————————————–    Original Spanish    ————————————-

 

Discurso de Marichuy en Guadalupe Tepeyac

Buenas tardes hermanos y hermanas bases de apoyo, hermanos y hermanas del Congreso Nacional Indígena, hermanos y hermanas concejales, y hermanos invitados, así como los medios libres y los medios de paga.
 
Hermanos indígenas, es la hora de los pueblos, es el momento de voltear a ver a nuestras comunidades, voltear a ver a nuestros hermanos. Lo que estamos sufriendo también lo sufren ellos, aunque sean de otro color, aunque piensen diferente a como pensamos, tenemos que unir esos dolores que tenemos, esas rabias de todo lo que nos han hecho por años, a nuestros abuelos, a nuestros hermanos, todo lo que está haciendo el sistema capitalista para destruir nuestras comunidades, para robarles, para despojarles de todo lo que nuestros abuelos han peleado por años. 
 
Es el momento de juntar esos esfuerzos y luchar juntos contra este sistema. Si no unimos estos esfuerzos vamos a seguir por años sufriendo lo mismo y quizás lo peor. Por eso los pueblos indígenas aglutinados en el Congreso Nacional Indígena dijimos que era importante caminar juntos y dar este paso para poder derrocar a este monstruo gigante que está acabando con nosotros, que está acabando con nuestras tierras, que está acabando con nuestros territorios, con nuestra lengua, con nuestra forma organizativa que tenemos en nuestras comunidades. Es tiempo, hermanos, de articularnos, de juntarnos, de ponernos de acuerdo en cómo le vamos a hacer para que a nuestras comunidades ya no se las sigan acabando. Es el momento de hacer ese esfuerzo y de voltear a ver a nuestros hermanos que tenemos al lado y que juntos pensemos cómo nos vamos a organizar para derribar este sistema capitalista, que no solamente está acabando con nuestros pueblos, va a acabar con todo. 
 
Por eso decimos que es la hora de los pueblos, porque los pueblos hemos estado desde que inició este país. Desde que existe la tierra hemos estado y han llegado otros con malas intenciones de que solamente los pueblos indígenas ven cómo le sacan riqueza, cómo se aprovechan de nuestras riquezas que tenemos en nuestras comunidades. Por eso tenemos que olvidarnos de aquellos que nos han dividido y que nos han hecho que nos peleemos entre nosotros. Tenemos que unirnos entre nuestros hermanos indígenas, tenemos que unirnos con las personas de la sociedad civil que viven en la ciudad y que también están sufriendo y que también han venido luchando por años. Tenemos que pensar juntos cómo vamos a hacer para que nuestras comunidades sigan existiendo. Y solamente es unirnos nosotros los que pensamos que hay un enemigo en común y que está allá afuera y qué es el que hace que nos estemos peleando en nuestras comunidades. Que estemos pensando que el que está cerca es el que nos está acabando. Y no es cierto.
 
Allá está arriba. Y es ese sistema capitalista que solamente quiere acabarnos para quedarse con todas las riquezas que tienen nuestras tierras.
 
Y no lo vamos a permitir. Por eso dijimos es la hora de los pueblos. Es la hora que los pueblos van a levantar su voz, se van a organizar y vamos a luchar no solamente por los pueblos indígenas, vamos a luchar por todo el mundo. 
 
¿Y cómo lo vamos a hacer?
 
Uniendo, articulando, concientizando. Y vamos a ir caminando juntos. Y vamos a ir peleando por todos, por todos los mexicanos y por todo el mundo. Por eso decimos que es la hora de los pueblos, es el momento de unirnos hermanos, es el momento de pensar que si no damos este paso tan importante que lo vemos desde el Congreso Nacional Indígena, tal vez luego vamos a estar diciendo que por qué no hice caso. 
Necesitamos caminar juntos, y juntos poder defender nuestras comunidades, poder defender nuestros habitantes que tenemos en nuestras comunidades, las riquezas que vemos alrededor de nuestras comunidades. Nos toca defenderlos hermanos, y solamente unidos podemos lograrlo. 
Y ahorita las mujeres tienen que dar un paso muy importante en este proceso de organización. Si todas las mujeres le echamos ganas junto con nuestros hombres vamos a lograr que este sistema capitalista que está acabándonos, podremos derribarlo.
 
Gracias hermanos
 

 
Marichuy in the Caracol of Morelia

 


Marichuy in the Caracol of La Garrucha

 


Marichuy in Palenque denounces specific obstacles and deceptions on the part of the INE to block registration of supporters to as a candidate for president of Mexico

 


English translation of the words of Commander Miriam in the name of the CCRI-CG of the EZLN in Morelia, Chiapas, Mexico, Oct. 15, 2017

 

To the National Indigenous Congress 

To the International and National Sixth 

To the Indigenous Governing Counsel 

 

With special consideration for the compañera Maria de Jesus Patricio Martinez, Spokeswoman of the Indigenous Governing Council (CNI) of Mexico.  

To the brothers and sisters that have come for the first time. 

Brothers and sisters,  

We find ourselves here in this meeting space in a corner of Mexico and the world, not for pleasure but because we, workers of the countryside and city, know it is necessary to fight in order to get where we want to be. 

I am going to talk a little about the history of women, of the grandmothers and our great-grandmothers, of our great-great-grandparents who were exploited in the plantations. First, when the plantation owners controlled this area our grandparents were exploited and discriminated because nobody cared about them: women were useless and worthless except for having kids and taking care of the house. Our grandparents suffered thru slavery for a long time because they were suppressed by so much work at the hands of the bosses. Our grandparents woke up very early in order to complete all of the necessary work at home because they knew at dawn they would have to go to work at the boss’s estate. 

When our grandparents got sick, the boss wouldn’t allow them to rest unless it was mandatory; they had to work. When they (our grandmothers) worked on the plantations they were humiliated, mistreated, and looked down on for being poor and women. Before starting their day in the bosses’ estate, they had to leave food ready for their own kids and husband. When they arrived at the bosses house their days were occupied with washing clothes, sweeping the house, washing dishes or whatever the boss said. 

Young women worked directly with the boss, taking off his shoes, getting his things ready for bathing and living by his whims which often led to the women being raped. This was the suffering of our grandmothers because they were given the hard jobs. The hardest job was grinding the salt for livestock. Then, when it was time for harvesting the coffee the women were given a sack of beans to un-shell. They did that all day, our grandmothers, and on their “off day” they were told not to come to the bosses’ house because the women were rotated.  But, they weren’t really days off to rest but rather days filled with going to the cornfields, hauling firewood and cleaning the fields because our great-grandparents could never pay off their debt on the small piece of land they rented. It was a cycle of bonded labor.  

That is what happened to our grandmothers but there are others. Orphans without families were taken in by the boss as his servants and always stayed in the house. They were considered property of the boss and exploited. These servants took care of the animals (the chickens, pigs, dogs), fetched water and firewood and ground up the corn. Yes, these were little kids. If the kids could not grind up the corn, the boss would put their hands inside of anthill until they cried.  When the boss had parties with his friends, these orphans were placed at the door as guards making sure that not even a dog entered the house to disturb the boss. They weren’t given food all day, sometimes only given a little time to eat a little pozol. Nobody defended or heard them and that is how they suffered for many years compañeros  

When they became grown men, their jobs were changed. They were treated like mule drivers transporting goods, like the harvests, to the cities. They were very mistreated. In fact, sometimes it makes us sad when they tell us.  When they went to the cities to take goods, they used the very little bit of money they had to buy necessities from the company store, thus continuing the cycle of debt that they owed to the boss. This is how our grandparents suffered and this is how the mistreated women suffered that never had the right to complain about everything that happened to them. 

Then, our grandparents said, one day they realized they were being exploited and mistreated so they left and went up into the mountains because the ‘masters’ had all of the good land but didn’t want the forest because it was rocky. Our grandparents fled to take shelter from the exploitation. Each family fled to the mountains. They looked for water and there they lived for a long time. Then they realized that things shouldn’t be that way: separated. Our grandparents had to look for land where they could live together as a community and this is how they united and grew, working in collectives. 

Thankfully our grandparents never stopped working in collectives and therefor were able to build their communities. However, they were not free completely. Having the mindset from years under the bad bosses, the men soon started disrespecting the women. They mistreated the women, abusing and humiliating them. That is what happened to us, compañeros and compañeras. 

After, when I was born, babies born female were not welcomed yet those born male were given celebrations upon birth simply because boys were worth more. Boys could do the work but girls were only useful for domestic chores and childcare. This is what our grandparents had in their heads. Then when schools opened, our mom sent us. Why? Because they taught us how to carry our little brothers and sisters, how to do laundry, to grind the corn, to make tortillas. Basically, we were taught what we had always been told: that when we got married we would know how to take care of our husbands. That is what our mothers said.     

Years passed in this way compañeras, this is why many women now don’t know how to write. We have now realized how thankful we are that the organization (EZLN) has given us a place as women, even though there is still work to be done. We need to take back our place that was robbed from us for so long. Our rights were denied too long. That is why we are taking back our place as women. This doesn’t mean that we are going to put down the men, our companeros, as if we are better than them. 

What we want everyone to understand is that we have to respect each other. Yet, what we are seeing is that there is another power trying to trick us again: the government. They try to trick us with their economic resources, with their culture of politics where they want to instill in us bad ideas and where they want to take away our land once again. And they don’t only want to take away our good land but rather everything, even the forests. That is what the government is doing now, it is what they want to take away. But, we will not allow this. We know that the governments neoliberal plan doesn’t only plan to conquer our country but the whole world. If we do nothing and don’t organize then things will return to the way they were for our grandparents. We will be exploited, probably worse, and this we will not allow compañeros and compañeras. 

However, don’t even think that the Indigenous Governing Council will save us, not even the Spokeswoman. We, each of us, need to save ourselves because it is the community that is in charge. It is the community that has to give our Spokeswoman strength and it is the community that is in charge and the Spokeswoman and our Indigenous Governing Council who have to listen. This is what we want, compañeras, to not be afraid of anyone, to fight not matter where we are whether in our community, with our partner or in our work. This is what we are asking. 

Hopefully you understood a little.  This is the end of this part but we are continuing onto the next. Hopefully it will be useful. There is part of a song that I am going to share with you, even if I cannot sing good: 

If you don’t fight now, nobody is going to do it for you 

You should stand up now, you should stay the way you are 

They will say yes, yes, yes. They will say no, no, no 

Don’t be afraid even if they talk bad about you 

 

We need to organize consciously and bravely 

 Today we can together create a better world  

They will say yes, yes, yes 

They will say no, no, no 

Together we will succeed

 

Additionally, I want to talk about art, culture and communication. For us art, culture and communication are important because they don’t exist for the poor but rather in the hands of the capitalists who are using them purely for business and their own self benefit. Those of you who work in the arts should also organize and decide your own destinies, making decisions by how you see it necessary. 

Nobody will come to save you. We have heard the little lies of shitty politicians enough to know that they are not the solution. We are witness that they can talk with promising words, and let me remind you that it is all lies and tricks. Not even us, the Zapatistas, are the solution. The real solution is all of you and with time you will see that if you succeed in organizing yourselves, you will find reasons for doing so. Change will not come because we say so, or because you want to or don’t, but because it is required for equality in life.  

In the culture we, the indigenous of the world, have encountered so much distain for our way of dressing, our language and our ways of life that we are not wishing to impose our way of life on anyone else but rather are demanding respect for our culture and for the understanding that we want to remain as we are. The indigenous peoples need and deserve respect. 

For example, the Catalan, the Basque and the punks all have their cultures which deserve to be respected. In this way, we respect each culture.  

Those of you working in the press and media need to work harder to make sure that the truth is told for the communities instead turning it into big business. Plant and cultivate a culture of truth. We know that those of you working in the paid press are controlled by your bosses. We understand that it is not your decision what is publish but rather that of that bosses that censor what is written and work together with the bad governments that don’t allow the truth to be told.  The press needs to organize and remember the words of Emiliano Zapata that the land belongs to those who works it. 

We say the same thing about those who work in the arts and communications, it belongs to those who take part in it. Culture too belongs to those who create and maintain it. That is why organization is needed in which nobody controls, limits or harasses for the freedom of expression.  You are the ones who need to change the way things are organized and leave behind the system that exists now because we are punished and harassed for organizing ourselves and speaking the truth. Organization consists of the mutual collaboration with each member, like what we have built where we are now. This is a full effort of the Zapatista bases of support including men, women elderly and children. Everything we have is the result of 20 years of collective work within all of the communities. 

The concept of organizing ourselves remains important since the four wheels of capitalism including exploitation, repression, dispossession and scorn are very much alive and getting stronger still in order to fuck us over. The bad people of the capitalist world and the government do nothing to help us. On the contrary, they side themselves with the neoliberals to modernize the four wheels more and more. Without a doubt, they are studying how to modernize exploitation and advancing their forms of repression through techniques like legalizing the extraction of our rich resources. There is no doubt they look down on us, the indigenous. They are imagining all of the ways in which they can extract our rich resources and kick us off our land, all in their own way. They will NOT succeed. 

There is a question going around and we ask, could it be true that god wants us to be poor? Or could it be that our destiny is to be fucked? Could it be that our reward for being so dark from working hard all day under the sun is poverty? We say NO. We are poor because of the parasites of society which exploit us. These evil people are the same who come up with ways to exploit us, repress us, dispossess us of our lands and treat us with scorn. When, brother and sisters do you see a rich person working all day under the hot sun? That is not how one becomes rich. Instead of working they spend their days sitting, while being guaranteed a salary which increases more and more. So, why do the poor work all day in the hot sun to only be more fucked in the end? We, the indigenous, carry with us day and night the four wheels of capitalism. But, there is something that makes us proud: that we have been in resistance for a long, long time and are still here fighting just like all of the indigenous people around the world. 

We understand the meaning of freedom, justice and democracy just as good as all of the other continents. What I believe we will never be able to understand is Trump. Fuck Trump.  

Thank you. 

 

Palabras de la Comandanta Hortencia a nombre del CCRI-CG del EZLN en Oventik, Chiapas, México, el 19 de octubre del 2017

Compañeros, compañeras del Concejo Indígena de Gobierno.

Compañeros, compañeras del Congreso Nacional Indígena.
Compañera, hermana, amiga, María de Jesús Patricio Martínez.
Compañeras, compañeros de la Sexta nacional e internacional.
Hermanos, hermanas de diferentes organizaciones sociales.
Hermanos, hermanas de diferentes pueblos y municipios invitados a este encuentro.
Hermanos, hermanas de la prensa nacional e internacional
Hermanos, hermanas de los medios libres y alternativos, nacionales e internacionales.
Hermanos y hermanas observadores nacionales e internacionales.
 
Hermanos y hermanas, hoy estamos reunidos y reunidas en este centro Caracol II de Oventic “Resistencia y Rebeldía por la Humanidad”, estamos aquí para recibir, acompañar y a escuchar las palabras del Concejo Indígena de Gobierno y su vocera María de Jesús Patricio Martínez.
 
A nombre de los compañeros, compañeras, mujeres, hombres, jóvenes, niños y ancianos bases de apoyo del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional, el Comité Clandestino Revolucionario Indígena Comandancia General Del Ejército Zapatista de Liberación Nacional saluda al Congreso Nacional Indígena, al Concejo Indígena de Gobierno y a su vocera María de Jesús Patricio Martínez, y queremos decirles que han emprendido un camino largo y difícil pero es necesario para encontrarse con los hermanos y hermanas en todos los rincones de nuestro país México.
 
Marichuy, como le decimos con cariño, ella es nuestra vocera, quien junto con las concejalas y concejales del Concejo Indígena de Gobierno recorrerán todo el territorio mexicano para hablar y escuchar la voz de los pueblos más olvidados, marginados y despreciados de nuestra patria, como los pueblos originarios que somos, o como nos dicen con desprecio “pueblos indios”. También hablará de la verdadera situación difícil en que vivimos todos los mexicanos pobres sin distinción de organización, partido, raza, color, lengua, cultura y creencia religiosa.
 
Nuestra vocera, desde aquí, lleva la voz de los pueblos originarios, de los pueblos que luchan, que resisten y que se rebelan en contra de los males que está causando el sistema social capitalista representado por los malos gobiernos.
 
Pero como pueblos originarios somos los más olvidados, marginados, despreciados y sin respeto alguno. Durante más de cinco siglos hemos sufrido la cruel explotación, saqueo de nuestras riquezas, despojo de nuestras tierras y territorios, destrucción de nuestras lenguas y culturas, sólo por ser originarios de estas tierras, por ser del color de la tierra, no somos nada, no valemos, no tenemos derecho a la salud ni a la mejor educación y sólo somos un estorbo para los grandes capitalistas y los malos gobiernos.
 
Cuando los pueblos, tribus y naciones originales reclamamos nuestros derechos y pedimos justicia, somos reprimidos, encarcelados, perseguidos, desaparecidos, torturados y asesinados. Así se vive en nuestros estados y en todo nuestro país México, y en todos los rincones del mundo.
 
Y cuando nos organizamos para hacernos ver, para hacernos oír, para que sepan todos que existimos, que resistimos, que nos rebelamos, que vivimos, entonces empiezan con sus insultos y sus mentiras. Que no podemos pensar, que no podemos organizar, que nos manipulan, que servimos a los intereses políticos de vende-patrias, que somos un “complot” contra los mestizos y ladinos “buenos” que quieren obligarnos a seguirlos y a obedecerlos porque ellos sí saben y nosotros somos ignorantes según ellos. Y de balde que tienen muchos estudios y muchas cabezotas si no entienden nada de lo que pasa y de lo que va a pasar.  Y nos quieren dominar, despreciar y humillar igual que como hacen esos que ahora están de capataces.
 
Y quieren presionarnos para que cambiamos de amo, de señor, de patrón, de finquero.
 
Y también sabemos que igual viven y sufren nuestros hermanos y hermanas indígenas en muchos países de nuestro continente de América y en muchos países del mundo; sólo por mencionar algunos, sabemos cómo sufren nuestros hermanos en Guatemala, Nicaragua, Argentina, Brasil, Perú, Bolivia, Ecuador, Chile, Argentina y muchos otros países. No hay gobiernos ni leyes que proteja y defienda nuestros pueblos.
 
Y aquí saludamos especialmente al hermano pueblo Mapuche que resiste y lucha en el último rincón del mundo. Al pueblo Mapuche y a quienes los acompañan en su resistencia, como Santiago Maldonado, les mandamos un gran abrazo que llene todo el continente latinoamericano hasta encontrarlo.
 
Pero lo más importante ahora es que en todos los pueblos originarios de nuestro continente y del mundo, hay conciencias, hay resistencias, rebeldías, rabias, ganas de vivir y luchar por un mundo diferente, por una nueva sociedad, una nueva vida para todos.
 
Hoy, mañana y para siempre, ser pueblos originarios de cualquier parte del mundo ya no es una vergüenza sino un orgullo, ya no es un cuento, ya no es un mito sino una realidad, porque somos nosotros los pueblos originarios los que vamos a cuidar y defender a la madre tierra y toda la naturaleza, somos los pueblos originarios juntos con nuestros hermanos y hermanas artistas, profesionistas, religiosos, intelectuales, científicos honestos y rebeldes los que vamos a salvar al mundo y a la humanidad.
 
Por eso decimos…
 
Hoy es la hora de los pueblos originarios, es la hora de las mujeres, es la hora de los marginados, de los despreciados, de los olvidados, y es la hora de todos los pobres y explotados de México, de América y del mundo, es la hora de cambiar este sistema social capitalista, criminal y asesino, es la hora de unirnos todos los pobres del campo y de la ciudad, es la hora de organizarnos y luchar por la verdadera democracia, libertad y justicia para todos.
 
Hoy en adelante nuestros pueblos sabrá gobernarse y dirigir su propio destino, así como lo estamos demostrando las y los zapatistas que durante más de 20 años estamos construyendo nuestra autonomía.
 
Porque nosotras, nosotros, no queremos cambiar de amo, de patrón, de mandón. No queremos ningún amo, ningún patrón, no queremos mandones, ni ladino, ni mestizo, ni indígena. Ningún amo.
 
Lo que queremos es libertad, nuestra libertad, LA LIBERTAD.
 
Y lo sabemos bien que nadie que nos va a regalar, y lo sabemos bien que tenemos que luchar todos los días, todas las horas y en todas partes para conseguir nuestra libertad.  Y no acaba ahí, porque luego tenemos que luchar para que nadie nos arrebate la libertad.
 
Por eso le pedimos respetuosamente a nuestra vocera y al Concejo Indígena de Gobierno, que vayan para escuchar las voces de los pueblos originarios y de todos los sectores pobres de México, para saber de las luchas, de la resistencia y la rebeldía de muchos hermanos en todo el país.
 
Y que digan claro la verdad: nadie nos va a regalar nada, tenemos que luchar para conseguir lo que queremos y merecemos y necesitamos.
 
Y lo tenemos que conseguir organizados.
 
Los pueblos zapatistas estamos con la vocera, con el Concejo Indígena de Gobierno y con el Congreso Nacional Indígena, ellos y ellas van a cumplir una misión de recorrer el país para decir y escuchar la verdad y también invitarlos a luchar, aunque sí, sabemos que no es fácil para ellos y ellas, pero es necesario arriesgarse por una causa justa, por la vida para todos.
 
Nuestra vocera hablará de que es posible y necesario construir un México diferente, donde se pueda gobernar bajo los 7 principios del mandar obedeciendo, donde el pueblo manda y el gobierno obedece.
 
Hermanos, hermanas, del campo y de la ciudad, los invitamos pues a que escuchen a la vocera, para que escuchen la verdad, y la verdad es que ahora no hay gobierno quien gobierne nuestro país, y los que se dicen que son gobernadores y presidente no son más que grandes corruptos, capataces y mayordomos que cumplen las órdenes de las grandes empresas trasnacionales.
 
Y los gobiernos neoliberales que tienen planeado saquear toda nuestra riqueza y convertir a nuestro país en su finca, y los que habitamos estas tierras nos van a tener como su esclavo y nos van a destruir, esas maldades no van a respetar a nadie, a todos nos va a barrer sin distinción de partido, de organización, ni creencia religiosa.
 
Porque sabemos que sus planes de los malos gobiernos y los malditos capitalistas neoliberales, es la muerte, la destrucción y el aniquilamiento a los que se rebelan, sabemos que están equipados por sus armamentos para acabar a la humanidad.
 
Pero ahora no le debemos tener miedo, porque ellos son pocos los que mandan y se adueñan de la riqueza de nuestro país, pero los trabajadores, y todos los sectores pobres, no importa que oficios tengan, pero sufren y somos muchos millones, por eso si nos despertamos, si nos unimos, nos organizamos y luchamos juntos como hermanos y compañeros, vamos a poder cambiar esta situación y destruir el monstruo criminal, porque la verdad y la razón está de nuestro lado. 
 
Pero si no hacemos nada, nuestros hijos, nuestros nietos, y todas las generaciones que vendrán después van a vivir peor que nosotros, y nuestro país no tendrá futuro.
 
Por eso ya no debemos permitir que nuestras tierras, nuestros territorios y nuestro país sean propiedad de las grandes empresas trasnacionales y de los poderosos neoliberales, que sólo están saqueando y destruyendo nuestras riquezas naturales, ya no debemos permitir que nos manipulen, que nos engañen y asesinen a nuestros pueblos; ya es la hora de decir BASTA de tantas maldades. ¡Basta de tener encarcelados, desaparecidos, torturados y asesinados injustamente por los malos gobiernos!
 
Ya es la hora de empezar a construir una sociedad nueva y un mundo nuevo donde todos los seres humanos vivamos con libertad y justicia, donde ya no tengamos que vivir en la miseria y morir por enfermedades curables, donde nos tratemos como hermanos con igualdad, con respeto, y en comunicación y armonía con la madre naturaleza.
 
México debe ser un país incluyente sin importar raza, color, lengua, cultura y creencia religiosa.
 
Por eso no tenemos otro camino, sólo si decidimos unirnos y luchar juntos, organizados.  Porque no podemos esperar que alguien nos viene a salvar de esta desgracia. Para esto es necesario la participación de todos. Hombres, mujeres y jóvenes organizados.
 
-*-
 
Y ahora queremos dirigirles algunas palabras especialmente para las mujeres del campo y de la ciudad, de todo México y del mundo.
 
Compañeras y hermanas:
 
Así como sabemos que todas las mujeres del campo y de la ciudad somos las que menos hemos sido tomadas en cuenta, lo único que se sabe diariamente es que en todas partes en nuestro país hay muchas mujeres violadas, desaparecidas y asesinadas.
 
En cada centro de trabajo sabemos que la mujer es abusada por el patrón, son humilladas, despreciadas, y mal pagadas, sus largas horas de trabajo sólo se convierte en unas cuantas monedas que ni siquiera alcanza para vivir dignamente,
 
También sabemos que hay muchas mujeres son maltratadas y humilladas desde su hogar hasta en toda la sociedad, porque hay hombres que también maltratan, humillan y golpean físicamente y emocionalmente a su esposa, y cuando la mujer es llevada ante algún juzgado por alguna razón, muchas veces no es escuchada ni es tomada en cuenta su palabra por las mismas autoridades. Por eso nosotras las zapatistas decimos que como mujeres sufrimos la triple opresión porque somos explotadas, humilladas, maltratadas y no tomadas en cuenta por ser mujer, por ser indígena y por ser pobre.
 
Por ser mujer, por ser pobre no puede manifestar, no puede levantar la voz ante el patrón, ante el marido, ante la sociedad, sólo está para escuchar y obedecer, por eso la mujer siente inferior ante el patrón y ante el hombre.
 
Como mujeres que somos se aprovechan de nosotras, nos usan en las propagandas, en la publicidad para los negocios de los malditos capitalistas, somos usadas para traficar drogas, hay mujeres que trabajan en la prostitución por necesidad. Todas estas cosas lo aceptamos por ser pobres, porque no nos queda de otra para poder sobrevivir con la familia.
 
Y todavía, además de todo eso, nos desaparecen y nos asesinan.
 
Las mujeres del campo y de la ciudad somos engañadas por los programas y proyectos del mal gobierno, nos hacen creer que es para nuestro beneficio, pero en realidad sólo es para engañar, se aprovechan de la situación de pobreza en que nos encontramos.
 
Las mujeres campesinas e indígenas no tenemos derecho a la tierra donde podemos producir nuestro alimento. No tenemos derecho a ninguna herencia sólo por ser mujer. Por eso muchas se van en las ciudades y otras arriesgan sus vidas cruzando fronteras para buscar trabajo en el extranjero.
 
Esta es la realidad que estamos viviendo todas las mujeres del campo y de la ciudad, es una situación que da tristeza y coraje, porque el culpable de todo esto es el pinche sistema, el sistema capitalista neoliberal, que nos da una vida de desigualdad, de injusticia y no respetan nuestra dignidad como mujeres que somos.
 
Pero no es lo que queremos y no es lo que merecemos, nosotras como mujeres queremos que nos respeten, que nos den un lugar digno en la sociedad, que tengamos los mismos derechos que los hombres y que tengamos nuestra libertad como mujeres y como seres humanos.
 
Por eso compañeras y hermanas de México y del mundo, ahora ya no podemos seguir así como estamos desde antes y hasta ahorita, ya no es el momento de humillarse, de agacharse, de estar calladas, de sentirse inferior ante el hombre, ya no es el tiempo de permitir que el capitalismo nos sigan explotando, manipulando, engañando; llego la hora de llenar nuestro corazón de fuerza y valentía, ya es la hora de levantar la mirada, alzar nuestra voz y gritar YA BASTA.
 
Es la hora de organizarse y luchar unidas las mujeres trabajadoras para cambiar esta situación de muerte y destrucción, para esto es necesario la participación de las mujeres del campo y de la ciudad, no importa la edad, el color, la lengua, la organización, o que religión tengamos, ya es hora de tomar conciencia y tomar mucha responsabilidad en cada una de nuestras geografías, llegó la hora de rebelarse contra el mal sistema capitalista.
 
Llegó la hora de que no hay que pedirle permiso a nadie para ser libres, debemos sentirnos orgullosas de ser mujeres, ser mamás, ser esposas, ser jóvenas, ser niñas, ser ancianas y ser cada quien, porque para luchar no importa quienes seamos, lo importante es que queremos cambiar la situación del país y del mundo que está lleno de injusticias.
 
Y construir otro mundo más justo y más humano. Pero para esto es necesario que las mujeres, las jóvenas, las niñas y ancianas participemos activamente en la lucha.
 
Por eso ahora debemos estar contentas porque vamos a demostrarle al mundo que las mujeres también sabemos y podemos gobernar a nuestros pueblos; con nuestra vocera que ahora tenemos, es un paso que estamos dando, porque va a recorrer todos los estados de nuestro país, y viera que las invitan a las concejalas y a la vocera y tienen buena su salud, pues hasta otros países pueden ir para hablar con su corazón que somos todas.
 
Pero nuestra vocera no va a engañar, no va a echar mentiras, no va a prometer cosas, no va  a llevar regalos, no va a repartir limosnas de dinero ni en especie para que votemos por ella y así llegar a la silla presidencial.
 
El único interés de los concejales y nuestra vocera es DESPERTAR Y ESCUCHAR EL DOLOR Y SUFRIMIENTO DE LOS PUEBLOS, y llamar a todos a unirse, a organizarse y a luchar según sus modos, sus formas y geografías, pero con el mismo objetivo.
 
Nuestra vocera es una mujer. Una mujer que tiene el corazón de representar a nuestros pueblos, es la primera vez en la historia de México que una mujer indígena va a decir que tenemos capacidad para gobernar un país. Y cuando ella dice que sí puede, con ella también los decimos todas.
 
Aunque sí sabemos que ha habido mujeres que han aspirado o aspiran a la candidatura presidencial, pero son mujeres que tienen los mismos intereses de poder y de dinero igual que los hombres corruptos, asesinos, ladrones que han mal gobernado nuestro país durante muchos años, hacen el mismo plan que todos los capitalistas, siempre han sido represores, vende patria, delincuentes y asesinos de nuestros pueblos.
 
Ésas mujeres de arriba hablan como hombres machistas, piensan como hombres machistas, miran como hombres machistas y oyen como hombres machistas. Sólo les falta el copete para ser como el Peña Nieto o como el pinche Trump, o pelarse el coco para ser como el mocho pelón, o perfumarse como el priista, o echarse talco en la cabeza para parecerse a los otros machitos.
 
Nuestra vocera va demostrar que la mujer puede gobernar, demostrar que no es cierto como dicen que las mujeres indígenas no sabemos pensar, no sabemos gobernar ni tomar decisiones, ahora el mundo va a saber que las mujeres de abajo y a la izquierda y todos los pobres sabemos pensar y pensarnos, gobernarnos y dirigir nuestro propio destino como pueblos.
 
No importa que los ricos y poderosos no reconozcan nuestro Concejo Indígena de Gobierno y a nuestra vocera.
 
Para nosotros los y las zapatistas y muchos otros pueblos, la palabra y el oído y la mirada que valen son las del Concejo Indígena de Gobierno y su vocera María de Jesús Patricio Martínez, porque ella, y ellas y ellos no buscan el cargo.  Lo que buscan es llamar al pueblo de abajo a organizarse.
 
Así que no importa que gane o no gane la candidatura, o en las elecciones, porque los ricos y los malos gobiernos están muy acostumbrados de hacer trampas, de hacer fraudes y comprar votos para subir al poder.
 
Si te gustan los modos y mentiras de los partidos políticos, pues bueno.  Si no quieres votar, pues bueno.  Si te gustan los tricolores, los azules, los verdes, los amarillos, los cafés, o los que sean, pues bueno. Pero como quiera te decimos que tienes que organizar, porque lo que viene es más peor que como ahorita se sufre.
 
Y si crees que la desgracia sólo les pasa a otras, a otros, pues estás muy equivocada.  Tengas o no tengas paga; seas de un partido o de otro o de ninguno.  Seas creyente o atea.  Seas estudiada o sin estudios.  Seas mestiza o ladina o indígena.  Seas blanca, o negra, o de cualquier color.  Seas niña o jóvena o adulta o anciana.  Como quiera la tormenta estará sobre todo el mundo y en todas partes.
 
Por eso lo que importa es que todas y todos nos organicemos, cada quien según su modo, su tiempo y su lugar donde vive, trabaja, lucha, resiste.
 
Con este paso que estamos dando, apenas iniciamos la lucha, no hemos llegado al final, ni un paso atrás, compañeras y hermanas, nunca más un México sin nosotras las mujeres.
 
Es la hora que las mujeres hagamos temblar el mundo y romper los muros y las cadenas de injusticias que nos tiene atadas durante siglos. 
 
Sigamos el ejemplo de muchas hermanas y compañeras que han luchado y han dado sus vidas por nuestra libertad.
 
Para acabar y destruir el sistema injusto es necesario unir fuerzas con nuestras hermanas amas de casa, doctoras, maestras, obreras, empleadas, artistas, estudiantes, científicas y a todas las mujeres trabajadoras del campo y de la ciudad, es hora de unir resistencias y rebeldías, unir nuestra digna rabia y luchar juntas y juntos contra el neoliberalismo.
 
Y también tenemos que unir nuestra lucha con loas otroas que tienen sus propias luchas y que la política de arriba ni siquiera toma en cuenta. Como si fuera que loas otroas necesitan permiso para existir, para ser, para luchar. Porque a la política de arriba le da vergüenza que somos mujeres del color que somos de la tierra, y le dan vergüenza los homosexuales, las lesbianas, los transgénero, y todo lo diferente.
 
Nos quieren tener escondidos, escondidas y escondidoas, que no nos veamos y que no nos miremos mismo como somos.  Y tampoco quieren que nos miremos entre nosotroas.
 
Pero bien que nos miramos y nos respetamos y nos sabemos. Falta que nos unimos para mandar a la olla a esos farsantes de allá arriba.
 
El mundo es muy grande y cabemos todas, todos, todoas. Lo único que ya no cabe es el sistema capitalista porque ocupa todo y no nos deja ni respirar siquiera. Y peor que el capitalismo no tiene llenadero, no le bastan las muertes, la destrucción, la miseria, la desolación. No, quiere más. Más guerra, más muerte, más destrucción.
 
Compañeras, hermanas:
 
Como mujeres que somos debemos tomar nuestra libertad en nuestras manos, porque si no lo hacemos nadie vendrá a liberarnos, nuestros hijos e hijas vivirán peor que nosotras, van a volver a ser violadas, humilladas y esclavizadas en su misma tierra.
 
Por último queremos decirle al Concejo Indígena de Gobierno y su vocera que deben sentirse orgullosos de recorrer el país, tengan el valor de decir la verdad y anunciar lo que la tormenta ya está sobre nosotros, estamos seguras que habrá corazones y oídos atentos para escuchar sus palabras, pero tal vez habrá momento de rechazo y de burla, pero con eso no deben desanimarse, no hacerle caso.
 
Además no debe hacer división y competencia entre ustedes, y se deben cumplir los principios del mandar obedeciendo.
 
Tengan claro cuando una mujer toma conciencia y decide tomar cargos y responsabilidades va a enfrentar muchos obstáculos, muchos problemas de parte del marido, de los padres, de los hermanos, de los novios, de la comunidad y del pueblo, y de toda la sociedad machista y patriarcal que es la que manda en todo el mundo. Porque el sistema capitalista no anda solo, sino que lo acompañan el machismo, la intolerancia, el fanatismo, la violencia, la guerra contra todo, en todas partes y de todas las formas.
 
Y de parte de los malos gobiernos y de los dirigentes partidistas que sólo piensan en el poder y del dinero van a tratar de hacer hasta lo imposible para que una mujer indígena no hable ni escuche.
 
 Y todo esto se debe resistir; debemos demostrar ya nuestra capacidad de que una mujer puede luchar, puede gobernar, sabe dirigir en colectivo el destino de su pueblo.
 
Llegó la hora de que las mujeres dignas en resistencia y rebeldía lo digan claro a México y al mundo que las mujeres que luchan y se organizan, no se venden, no se rinden y no claudican.
 
Así como nuestras compañeras concejalas, así como nuestra vocera María de Jesús Patricio Martínez, así como todas las mujeres zapatistas, así como todas las mujeres indígenas, así como todas las mujeres trabajadoras, así como todas las mujeres rebeldes del mundo.
 
Ya no más un México manejado por el sistema capitalista.
Ya no más un México lleno de ladrones y asesinos.
Ya no más un México lleno de corruptos y vende patria.
Ya no más un México sin nosotros y nosotras los pueblos originarios.
 
Ya no más un mundo con machismos.
Ya no más un mundo con mandones.
Ya no más un mundo con guerras, muerte y destrucción.
Ya no más un mundo sin democracia, sin justicia, sin libertad.
 
VIVAN LA MUJERES, LAS NIÑAS, LAS JÓVENAS Y ANCIANAS DE MÉXICO Y DEL MUNDO
VIVAN LOS PUEBLOS ORIGINARIOS DE MÉXICO Y DEL MUNDO
VIVA LA RESISTENCIA Y LA REBELDÍA
VIVA EL CONGRESO NACIONAL INDÍGENA
VIVA EL CONCEJO INDÍGENA DE GOBIERNO
VIVA LA VOCERA MARÍA DE JESÚS PATRICIO MARTÍNEZ
VIVAN TODAS Y TODOS LOS LUCHADORES SOCIALES DE MEXICO Y DEL MUNDO
VIVA LA AUTONOMÍA DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS
VIVA EL EZLN
 
POR EL COMITÉ CLANDESTINO REVOLUCIONARIO INDÍGENA-COMANDANCIA GENERAL DEL EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL
 
Comandanta Hortencia
19 DE OCTUBRE DEL 2017 DESDE OVENTIK, CARACOL II “RESISTENCIA Y REBELDÍA POR LA HUMANIDAD”, ZONA ALTOS DE CHIAPAS, MÉXICO.
 

 

Comments